30 días de oscuridad




Basada en la novela gráfica (o tebeo) de Steve Niles, en la que un pueblo de Alaska es atacado por una banda de vampiros aprovechando los 30 días seguidos sin luz solar de los que disfrutan por ahí arriba.


Viendo la premisa ya se puede uno imaginar de qué va: ataques sangrientos y lucha por la supervivencia en una angustiosa cuenta atrás hasta la llegada de la anhelada luz del sol. nada más y nada menos. El director es el británico David Slade, responsable de la interesante Hard Candy y que ha sido fichado para la saga Crepúsculo. En 30 días de oscuridad Slade no se anda con sutilezas y nos plasma unos vampiros con un apetito voraz y sin ningún aprecio por la vida humana. Nada de seres educados y refinados, aquí los vampiros son crueles y despiadados. Alguna escena como la del ataque inicial es especialmente sangrienta, pero yo sigo pensando que aterra mucho más aquello que no se ve. Hay que decir que hay escenas bastante tensas que logran salvar la papeleta durante buena parte del metraje pero hacia el final hay un parón que no está bien resuelto.


El film es recomendable para los que disfruten viendo litros de sangre, se lo pasarán de lo lindo con esta película, que no es ninguna maravilla pero inquieta y entretiene a ratos. El resto deben abstenerse. La peli puede resultar muy desagradable.

Técnicamente está bien, el guión sigue el tebeo, hay homenajes al Drácula de Stoker y a La Cosa. Los actores son flojos, Josh Harnett no es Sean Penn precisamente y Melissa Gerorge es muy guapa pero no te la crees en ningún momento como agente de la ley.

Pero es una de vampiros…leñe.

4,5

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails