FOOD, INC.


¿De dónde proviene la comida que compramos en los supermercados? Si nunca te has hecho esta pregunta, quizás es mejor que no veas este documental. Pero si te pica la curiosidad puedes encontrarte con algunas sorpresas.

Food, Inc. es un documental que bucea en las pantanosas aguas de los productores de alimentos en Estados unidos. No creo que en otros países la situación sea tan alarmante pero seguro que no andamos muy lejos. Desde luego la administración norteamericana y los todopoderosos lobbies salen bastante mal parados. Era de esperar.

El problema reside que mientras Super size me o los films de Michael Moore también indagan en los aspectos más turbios de la primera potencia mundial, éstos lo hacen con bastante ironía y cierto humor negro, logrando una estimable labor didáctica y un entretenimiento bastante logrado.

Pero Food, inc. no logra ser todo lo ameno que debiera, es demasiado alarmista (igual el tema así lo requiere) pero como film resulta disperso, intentando tratar demasiados temas, y se olvida de entretenernos. Casi me recordó más a Una verdad incómoda, el escalofriante documental de Al Gore sobre el cambio climático, creo que Food, Inc. tira más por ese camino de asustar al espectador sin darle un segundo ni siquiera para una leve sonrisa.

El film de Robert Kenner se centra en ciertas técnicas industriales que

se aplican de forma feroz a la producción de alimentos. Unas técnicas organizativas y productivas que pueden funcionar muy bien para producir ladrillos pero que pueden resultar muy peligrosas cuando se trata de alimentar a todo un país. Especialmente escalofriante me pareció el testimonio de una familia que no puede comprar frutas y verduras por ser éstas muy caras, se deben conformar con hamburguesas y comida basura que sale mucho más barata. Ahora en el mundo industrializado las clases más desfavorecidas son las más obesas, ver para creer.

El documental hace un recorrido por las granjas de pollos y vacas, donde se les trata como simple materia prima, incluso modificando su alimentación tradicional y originando nuevas enfermedades muy peligrosas para el ser humano. No pienses que la producción agrícola tiene un panorama algo más alentador. A mí me dejó bastante mal cuerpo, la verdad. Supongo que era eso lo que se buscaba.

Quizás prefieras no ver este documental, probablemente vivirás mucho más tranquilo.

5

1 comentario:

pedro12 dijo...

Yo creo que con este tipo de películas, no nos hemos concienciado mucho, ya que no tenemos el mismo problema que en América "por ahora", pero ver como consumen litros y litros de coca-cola en una comida cada uno, eso si que es preocupante. Me ha gustado mucho tu blog.

Un saludo!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails