Arthur Penn y el cine moderno




El día 28 de Septiembre murió a los 88 años el director de cine norteamericano Arthur Penn. Quizás su nombre no os diga mucho, pero Penn fue uno de los mejores directores de los años sesenta y setenta. Penn tuvo el privilegio y la suerte de formar parte del final del cine clásico y adentrarse sin fisuras en el cine moderno.

Penn fue director de películas tan imprescindibles como El zurdo (1958), El milagro de Ana Sullivan (1962), La jauría humana (1966), Bonnie and Clyde (1967), El restaurante de Alicia (1969), Pequeño gran hombre (1970) y La noche se mueve (1975). Si no has visto alguna de ellas, deberías flagelarte cada noche hasta que las hayas visto todas.

Heredero del buen cine clásico de los años 40 y 50, sus películas son excelentes formalmente hablando, sin las estridencias ni moderneces pasajeras que vendrían en décadas posteriores (zooms vertiginosos, músicas sintetizadas, constantes cambios de plano, etc). La dirección de Penn era precisa, basando sus películas en buenas historias, en unos personajes perfectamente definidos y una magistral dirección de actores. Pero sus historias empezaban a ser mucho más críticas con la convulsa realidad social de la época. Temas como los anti héroes, la violencia, los prejuicios, la hipocresía social y el racismo empezaban a hacerse un hueco entre tanto héroe perfecto de décadas anteriores.

Un ejemplo: Pequeño gran hombre, es un estupendo western desmitificador con apariencia de sátira. Penn narra la azarosa vida de un blanco que es raptado por los indios siendo un niño. Con ellos se criará hasta que, ya de adolescente, volverá a vivir entre el hombre blanco para acabar finalmente volviendo a integrarse entre los indios. De esta manera conocerá de primera mano ambas sociedades, sus usos y costumbres. En el contraste entre ambas culturas salen bastante mejor parados los indios que el hombre blanco. Al menos, su mundo es mucho menos mezquino y egoísta. En este film los indios son mostrados sin ningún tipo de prejuicio y no son los malos de la historia que siempre les había tocado ser. ¿Pueden establecerse paralelismos entre la guerra de Vietnam y el exterminio de los indios americanos? Seguramente.
Lo mejor que se puede decir de un director es que su mano no se note, que sea imperceptible, que su estilo narrativo y visual pase desapercibido mientras visionamos una película. Hubo una época en la que el director se supeditaba a la historia. Es una forma de dirigir que ya no se lleva, hoy en día los directores quieren que su estilo esté omnipresente en cada fotograma. Valga como ejemplo Tim Burton, un autor fácilmente reconocible tanto por su estética como por sus temas, pero cuyas historias cada vez sorprenden menos (o aburren, directamente). ¿El avance en la técnica ha ido en detrimento de la narrativa? ¿Ya no hay historias como las de antes ni se cuentan como antes? Se podría decir que sí. Con cuatro efectos especiales, unos jóvenes esculturales, 4 disparos y un plano cada 2 segundos parece que ya tienes una película, da igual lo hueca que ésta sea.

No creo que todo esté perdido ni soy un nostálgico, aún quedan buenos autores capaces de realizar buenas historias, cada vez menos, pero aún quedan. Ahí siguen Clint Eastwood y Woody Allen (y algún otro) que aún nos entretienen con sus historias. Dicho sea de paso, probablemente los avances técnicos actuales serán vistos dentro de 40 años como arcaicos pero nadie nunca podrá decir que las películas de Arthur Penn sean arcaicas.

Arthur Penn se ha ido, pero su cine nos acompañará siempre.

7 comentarios:

eric waits dijo...

Pues yo, siendo de los que deberían flagelarse porque alguna me falta, creo que le recordare siempre por la Jauría Humana ... película que me enseñó a a preciar la tertulia de Garci hace ya muchos años ...

GCPG dijo...

Me flagelaré, pero poquito... que ya casi todas están a buen recaudo (a buen recuerdo, quise decir).

Saludos

Emilio Luna dijo...

Hablamos un poquito ayer en la radio. Un grande que inspiró a muchos que lo son ahora. Me quedo con Jauría Humana. Un saludo Luís.

Emilio Luna

Anónimo dijo...

A flagelarse todos!!! culpables por ver cine moderno que no le llega a la suela del zapato a estas maravillas de los sesenta. Es que el cine se fue a pique gracias a Lucas y su Star wars, por muy fan que seamos de la saga galáctica.

GCPG dijo...

Bueno, no creo que el señor Lucas haya hecho tanto daño. De hecho, prácticamente no ha hecho películas, y menos dignas de mención, aparte de la importancia histórica de la susodicha saga.

Pero en fin, comparto que el cine moderno no está a la altura del clásico, pero por otros motivos entre los que no encuentro el que mencionas, Anónimo.

Saludos

Luis Cifer dijo...

mmmmmm este tema ya lo comentamos hace tiempo, creo que Lucas abrió una puerta a un cine de aventuras repleto de efectos especiales, el problema es que luego han venido muchos otros que no se preocupan del guión, sólo de los efectos.

videodromo dijo...

Es uno de los grandes, una pena su muerte. yo disfruté muchísimo con "la jauría" con "bonnie and clyde" o "pequeño gran hombre". Sus películas son formidables.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails