Los chicos están bien (The kids are all right)


Otra película que nos intentan vender como una comedia y no lo es. Una comedia es una película cuya principal misión es hacer reír (o divertir) al espectador a base de situaciones cómicas. Pero The kids are all right no tiene esa finalidad. Es un drama sobre una familia con algún toque de comedia (algún chiste aislado y alguna situación curiosa) pero no es una comedia por mucho que los protagonistas se rían en el cartel de la película.




La peli retrata una familia formada por dos lesbianas y sus dos hijos, una familia aparentemente feliz que se empezará a tambalear cuando aparezca en escena el donante de esperma que hizo posible la maternidad. La peli usa esta trama para retratar fielmente a una familia y todas sus inseguridades. Los niños ya se han hecho mayores y todo el esfuerzo en educarlos puede irse al traste arrastrando de camino la relación de pareja.

La película está bien, sin ser ninguna maravilla, el guión retrata a una pareja homosexual de forma realista, sin estereotipos ni buscar el chiste fácil. Los papeles de las protagonistas están muy bien escritos, se nota que están basados o inspirados en personajes reales. Ya de paso el film plantea interesantes temas como la paternidad, la vida en pareja, la fidelidad, la identidad sexual, la educación de los hijos, etc. Temas de sobra interesantes que aquí sirven para elaborar un buen film.
Supongo que esta película puede seguir la estela de films como Juno, Entre copas o American Beauty, films que rebuscan entre las miserias de la familia americana pero esta vez no consigue conmover al espectador. Todo el film tiene un agradable aire de cine independiente que huye de los tópicos pero que tampoco pretende grandes logros. Le basta con narrar eficientemente la historia de una familia, algo que logra perfectamente. Al guión quizás le falte ese algo que la convierta en una gran película, pero quizás no lo necesite.

Puede que sea el film independiente del año y que las presiones de ciertos lobbys la encumbren hacia los Oscars pero la sencillez de su propuesta es un arma de doble filo. Es un film interesante, bien escrito e interpretado (que tiene mucho mérito hoy en día) pero nada más. A la dirección de Lisa Cholodenko quizás le falto algo de garra, se mantiene en un tono distante, neutro, que no acaba de divertir ni emocionar al espectador todo lo que uno se espera. Hay algunos momentos que podrían haber sido bastante más intensos en unas manos más hábiles.

Las interpretaciones de Annette Bening y Julianne Moore (devoción siento yo por esta señora) son simplemente sobresalientes. Ambas actrices están perfectamente creíbles como lesbianas de mediana edad, unos personajes muy alejados del falso lujo y glamour habitual del cine de Hollywood. Probablemente Annette Bening se lleve el Oscar, pero yo creo que Natalie Portman se lo merece más. Por su parte, la joven Mia Wasikowska (Alicia en el país de las maravillas) me sorprendió gratamente.

Bien hecha y perfectamente interpretada pero te deja algo frío.

6

1 comentario:

Sr Nocivo dijo...

Tengo ganas de ver esta película por sus actrices protagonistas, que me encantan... pero si la película no emociona hay un problema muy grande.
De todas formas parece que esa "sencillez" del cine indie a dejado de ser debida a los escasos medios de un minúsculo presupuesto a ser buscada y fingida por esas películas que buscan aparentar ser pequeños films de autor para atraer a un público más adulto o que simplemente huye del cine más mainstream. Puede que la frialdad que transmite "Los chicos están bien" se deba a ello.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails