El extraño viaje (1964)


 En un pueblo de la España de los años sesenta, la monotonía es únicamente interrumpida por el baile que se organiza cada sábado. Lo que los vecinos no sospechan es que se está fraguando un terrible crimen.



Un crimen ocurrido en el pueblo murciano de Mazarrón inspiró a Luis García Berlanga un argumento para esta película que acabaría siendo dirigida por Fernando Fernán Gómez: El extraño viaje.
En muchos aspectos esta bizarra película se adelantó a su tiempo, pensemos que se rodó en 1964. La aparente tranquilidad de un pueblo y las tensiones que subyacen bajo la superficie no era algo que se viera habitualmente en el cine patrio de los años sesenta. La censura no permitía que historias sobre la España negra salieran a la superficie, de hecho, el film fue prohibido y no se estrenó hasta 6 años después de su rodaje. Las películas folclóricas de Conchita Velasco y Manolo Escobar representaban mejor la España que el régimen franquista quería mostrar. Pero El extraño viaje se centra en esa otra España, la España negra, la que salía diariamente en El caso criminal pero que nunca asomaba a la gran pantalla.


Rodada con un presupuesto ridículo y en un tiempo récord, El extraño viaje es una de las mejores películas del cine español. Tiene el costumbrismo y el esperpento de la mejor literatura del siglo XX. El retrato de la  España rural no puede ser más certero y negro, negrísimo: los vecinos del pueblo son cotillas, fisgones, envidiosos, entrometidos y charlatanes. No resulta difícil reconocer a personajes reales que existen en todos los pueblos de este país. Sólo los personajes más jóvenes parecen escaparse de este prototipo de cotilla ibérico. Quizás aún haya esperanza para ellos. El choque cultural queda patente en la impagable escena del baile, los modernos carteles publicitarios (estamos en los sesenta, la época dorada del art-pop) contrastan con las caras de los asistentes al evento. Me gustó mucho el momento cuando todos los varones se quedan embobados viendo bailar a una bella joven del pueblo. El baile refleja perfectamente el contrate entre esas dos generaciones y esas dos Españas. En una sola escena y casi sin palabras Fernán Gómez cuenta  mucho más que muchos otros directores en toda su filmografía.

Una vez emplazada la historia en un lugar y un tiempo concretos, Fernán Gómez nos introduce magistralmente en la casa de los hermanos Vidal. Como si de una película de terror se tratara, el cuadro costumbrista se transforma en una película de terror gótico estilo Hammer: con puertas que chirrían, truenos y rayos. En este lúgubre lugar (muy cercano físicamente al baile pero con un ambiente muy distinto) viven los hermanos Vidal. Los tres forman una extraña familia de solterones. Tanto Paquita (Rafaela Aparicio) como Venancio (interpretado por el director de culto Jess Franco con el nombre de Jesús Franco) son  de carácter aniñado, asustadizos y caprichosos a partes iguales. Ambos viven sometidos a los designios de la hermana mayor Ignacia (Tota Alba). Las escenas dentro de la casa con estos tres actores resultan de un fuerte patetismo. Los dos hermanos menores sospechan que su hermana trama algo.

Por otro lado, uno de los músicos del baile (Carlos Larrañaga, galán por excelencia del cine patrio) entabla una relación con una muchacha del pueblo (Tina Canalejas) y tienen previsto casarse. Pero esta situación se verá alterada por un terrible crimen. El film da otro giro, del terror gótico pasa al thriller policial. Y no puedo contar mucho más. Las envidias, las rencillas y los recelos aflorarán una vez más dando lugar a especulaciones y falsas acusaciones.


El punto fuerte de la película son las interpretaciones. No por algo Fernán Gómez era uno de los grandes actores de nuestra escena y en su filmografía como director se nota. Sus actores consiguen estar creíbles sin caer nunca en el ridículo, cosa harto difícil en algunos momentos de la trama.
Por cierto, Jesús Franco fue elegido para hacer de hermano de Rafaela Aparicio debido al parecido físico entre ambos. Franco no fue nunca un buen director (por muy de culto que sea considerado por muchos) ni tampoco fue un buen actor, pero aquí está perfecto en su pusilánime personaje. También la citada Rafaela Aparicio borda su personaje, logrando no resultar risible sino patética (que hay una importante diferencia). A destacar también el memorable bailecito de Sara Lezana.

 El extraño viaje es una película que merece ser descubierta, una de las mejores películas de el cine español. Una apuesta muy personal y arriesgada que sigue siendo uno de los mejores retratos de esa España negra de la cual aún salen a flote algunos restos de vez en cuando.

Recomendable.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

que peli más extraña, me impactó mucho en su día.

Möbius el Crononauta dijo...

Tengo curiosidad por verla pero nunca la echan o la echan de madrugada y ni me entero.

Anónimo dijo...

tiene una pinta estupenda la busco y la veo sin falta.

ignacio dijo...

Extraño viaje es una película estupenda, y no puedo estar más de acuerdo con el post del autor. Sin embargo, creo que debería repasar sus textos antes de lanzarlos: en español "de el" se contrae en "del". Y lo que me parece nefasto es ese "bizarro" que es una apropiación incorrecta del inglés "bizarre" (extravagante), porque en español, "bizarro" significa "gallardo", "valiente", pero no "extravagante".

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails