After



Hay películas que son una fiesta y otras que son una auténtica tortura a pesar de estar llenas de escenas con gente pasándolo bien. After es una de esas películas que dejan un regusto amargo tras una larga sucesión de excesos supuestamente placenteros. No os aseguro que os guste, sólo espero que no os veáis reflejados en ninguno de los tres protagonistas (va a ser difícil).

Los tres amigos que se reúnen para cenar y tomar unas copas en After son tres personas normales que tienen vidas normales. No sabemos el motivo de su amistad, sólo sabemos que se reúnen muy de vez en cuando, la última vez que se vieron fue hace un año. Son los mejores amigos pero apenas se ven. Sus vidas se han vuelto monótonas y vacías, sin sentido. Han llegado a la madurez completamente solos. Unos tienen miedo al compromiso y otros se han comprometido en un matrimonio en el que no ven ningún motivo para continuar. La incapacidad de comunicarse con los demás les mantiene aislados del mundo real. Su noche loca para divertirse será una válvula de escape que dejará escapar todas sus miserias internas. Las drogas sirven de evasión momentánea, pero la soledad golpea con mucha más fuerza a la mañana siguiente.

After no es un film redondo, es un buen intento y merece ser elogiado por su valentía. Alberto Rodríguez dirige con pulso firme la película pero no logra evitar que el hastío de los personajes contagie al espectador, quizás sea premeditado. Sea como fuere, el film se hace algo largo y al final hay cosas que no acaban de encajar. El personaje femenino me pareció el menos definido y el que menos entendemos (¿que tu novio no te conteste al teléfono es motivo para acostarte con el primero que pase?). Quizás la estructura repetitiva del film (se cuentan los mismos hechos desde la perspectiva de cada uno de los tres amigos) juegue en su contra. Tampoco creo que sea necesario contarnos la vida de cada uno antes de la noche en cuestión. Hacia el final le falla el ritmo y le sobran algunos minutos. Yo hubiera dejado aflorar todas las miserias de los personajes sin contar nada de su pasado. Además, ¿qué pinta el perro en toda la película?


Respecto a los actores, creo que Guillermo Toledo (¿el actor más odiado del cine español?) está francamente bien, me resultó convincente en todo momento, a pesar de tener escenas realmente complicadas realiza un retrato veraz sin caer en los histrionismos ni exageraciones propias de interpretaciones de personas bajo los efectos de las drogas. Su personaje me pareció el más complejo y patético de todos, con muchas cosa en común con el de George Clooney de Up in the air. También Tristán Ulloa está correcto en la evolución de su personaje a través de la noche y el consumo de sustancias, quizás algunos aspectos de su personaje no queden bien explicados pero no creo que sea fallo del actor sino del guión. Tampoco se puede achacar a Blanca Romero que su personaje no esté bien dibujado, ella realiza un retrato ajustado de su personaje aunque no entendamos las motivaciones de algunos de sus actos hacia el final del film.

Un film español loable pero no conseguido del todo.

5,5

2 comentarios:

dvd dijo...

A mí me gustó por una razón: es española, y aquí no se hace nada parecido. Me parece una veta a seguir explotando; me refiero a las tensiones e insatisfacciones de una generación (la mía, más concretamente) que está perdida en su propia burbuja de sobreprotección. Un saludo...

Justo L.C. dijo...

También me gustó bastante. No se queda en un retrato superficial, me parece, es demoledora en algunos momento, en concreto recuerdo el via crucis final de Guillermo Toledo que, coincido contigo, está muy bien aquí.

Y la música de Jeanette..

After da bastante más de lo que parece a simple vista.

Un saludo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails