Dredd


  Que sí, esta nueva versión de El Juez Dredd no es tan mala como la de Stallone, pero no es lo que yo esperaba, la verdad. Adaptar este violento cómic de culto no era tarea fácil, puedes quedarte corto buscando la corrección política y gustar al gran público (la vía Stallone) o puedes ser fiel al material original y hacer un film poco comercial. Aquí parece que no supieron qué opción seguir y han optado por el camino de en medio llegando a ninguna parte.

Dredd no es una mala película pero no es lo suficientemente gamberra, le falta esa mala baba políticamente incorrecta del cómic original. La historia no acaba de cuajar, cae en demasiadas situaciones de sobra conocidas y aburre por momentos. Dredd es un cabrón, sí, casi tanto como los villanos a los que juzga y elimina (todo en uno) pero la película se limita a un juego del gato y el ratón dentro de un enorme bloque de edificios. No hay una trama suficientemente elaborada ni se saben desarrollar las situaciones.  Más parece un remake de La jungla de cristal que una adaptación del Juez Dredd. Se ha sido bastante fiel al cómic pero no han sabido ir más allá del mero homenaje, contando una historia bastante simplona que explora bastante poco el sucio y cruel mundo del personaje. Parece que han mirado demasiado la taquilla y han rebajado bastante la carga de sexo y violencia del cómic, demostrando una preocupante estrechez de miras.


 La dirección de Pete Travis (En el punto de mira) no aporta nada novedoso y se limita a copiar el estilo visual de la ya lejana Matrix. Tampoco es capaz de dotar a la historia de la tensión necesaria. Realmente la acción no es novedosa ni especialmente violenta (mucho efecto digital de cabezas explotando pero que no impresionan. Quizás la colorida y estridente fotografía pensada para el 3D no fue una buena idea, sobre todo si pensamos que algunos decorados y efectos se ven un poco cutres.


 El casting es otro problema añadido al film. Karl Urban es un actor bastante penoso, para qué vamos a andarnos con rodeos, aquí está correcto gracias a que no se quita el casco en toda la película, aún así me parece que exagera el famoso rictus de cabreo del personaje incluso más de lo que lo hizo Stallone en la primera versión. Tampoco Olivia Thirlby (hay que ver lo que se parece esta chica a la insufrible Lady Gaga) me acabó de convencer, su papel de mutante psíquica ocupa mucho metraje y realmente no aporta mucho. Tampoco los villanos están a la altura, Lena Headey (300, Juego de tronos) está muy guapa hasta con cicatrices pero no resulta una malvada a la altura del personaje, sólo al final  se muestra realmente fría y peligrosa.

A mí me supo a poco.

4,5

2 comentarios:

JLO dijo...

me gusta el comic y al verdad, la película me gustó... quizá eso que le decís que le falta es porque no tiene tantas pretensiones el film... la cámara lenta le da buenos momentos de tensión, las escenas no necesitan ser mas violentas porque sí y sexo le falta, pero para que? ja...

el actor esta bien y hay que tener en cuenta de aceptar un papel en el cual no te puedes lucir... ni Nicholson lo podría hacer acá! ja...

la villana resta si, aunque sea buena actriz... yo le daría un 7, 7,5 no mas...

salu2 y felices fiestas!!!!

Anónimo dijo...

para pasar el rato y olvidar, nada más. Se nota su falta de pretensiones y lo limitado de la trama.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails