Maléfica


  Parece que la escasez de ideas nuevas está obligando a Disney a reinterpretar los cuentos clásicos de siempre. Tras Caperucita y Blancanieves era inevitable que tarde o temprano le tocara el turno a La bella durmiente. Esta vez, en su búsqueda de un enfoque distinto a los clásicos, los de Disney se han centrado en la villana de la función: Maléfica.



 El film empieza bastante bien, me gustó el inicio en el que se nos cuenta cómo Maléfica pasó a ser malvada. Resulta que, como ilustres villanos tipo Drácula o Darth Vader, Maléfica se pasó al lado oscuro por amor. Este enfoque humanizador del personaje me resultó interesante, al menos es una variación del cuento de hadas que siempre nos han contado. A mí siempre me ha intrigado saber el motivo por el que un villano llega a serlo. Pero el problema de esta película reside en que, pasada la transformación, Maléfica ejerce realmente muy poco de villana.

 Los constantes cambios de tono (entre peli infantil y algo más adulto) perjudican bastante el avance de la trama, resultando un collage poco compacto, a todo ello debemos sumarle un ritmo bastante irregular. Incluso los niños se aburren un poco en algunos pasajes. El guión contiene algún giro argumental que intenta sorprender pero se le ve venir de lejos. Reconozco que yo también me aburrí hacia el final ante la escena final que todos sabemos cómo va a acabar.

 Si Charlize Theron era lo mejor de la adaptación de Blancanieves, en Maléfica Angelina Jolie hace lo propio. Con el maquillaje y el vestuario han logrado una caracterización bastante lograda, lástima que el resto del film no esté a la altura. La Jolie derrocha clase y saber estar, configurando una villana a la altura del mito que se come literalmente la pantalla. La verdad es que le quedan bien hasta los cuernos y esos pómulos superlativos (espero que no se pongan de moda).
 Frente a la personalidad arrolladora del personaje de Jolie, Aurora (la bella durmiente) resulta un personaje demasiado plano y hueco en la caracterización de Elle Fanning. Ya sabemos que las heroínas siempre suelen ser menos interesantes que las villanas. Tampoco los personajes de las hadas madrinas me parecieron bien resueltos, me resultaron cargantes y no les vi la gracia por ningún sitio. Supongo que deberían de ser el contrapunto gracioso pero fracasan estrepitosamente.

 Lamentablemente, al mando de este proyecto está un tal Robert Stromberg que debuta en la dirección y se nota que el tipo no tiene todavía demasiada personalidad. Su dirección es rutinaria y poco innovadora mientras el apartado estético oscila entre copiar a El señor de los anillos o el cine de Tim Burton. El cine de fantasía debería de buscar caminos propios más allá de ceñirse a mundos que ya conocemos. Pocos hallazgos visuales cabe destacar excepto un momento en el que Maléfica va desmontando unos muros de piedra a su paso. Tampoco las criaturas fantásticas son especialmente imaginativas e incluso algún efecto especial me resultó chapucero (esa maléfica volando no me convenció).

Pues eso, flojita.

4,5

2 comentarios:

Anónimo dijo...

-DELIC: Oye es verdad eso de que esta película esta rellena de doble sentido homosexual y tanta tontería? por Dios si me lo han comentado algunos de mis amigos, no se supone que Disney es para niños/pre-adolescentes y todo eso? como es que se supone que me sienta seguro de llevar a mi sobrina de 13 a ver esta cosa cuando ya esta en edad de entender mensajes entre lineas? hay que ver es que ahora se cuelgan de la homosexualidad para todo, como si fuera un chiste cualquiera, vale en todo caso que bueno que no fui a verla, últimamente hasta sus programas de tv están plagados de subtexto, es como bien dices completa escasez de ideas.

Luis Cifer dijo...

Tengo que reconocer que no vi ningún significado oculto de tipo homosexual. Y mira que soy aficionado a buscarle tres pies al gato y a ver mensajes ocultos hasta en la sopa, pero aquí no vi eso que comentas. A tu sobrina de 13 años la puedes llevar sin problemas.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails