Fargo


 La excelente miniserie Fargo no se basa exactamente en el film de 1996 de los hermanos Coen sino que se ubica en el mismo universo de la película y lo expande. Los Coen no han dirigido ni escrito esta serie, se han limitado a ser productores ejecutivos, recayendo la labor de escribir el guión en Noah Hawley (Bones). Por suerte, Hawley ha respetado fielmente el espíritu de la película. En la serie reinan esa ironía y humor negro muy de los Coen, valga como ejemplo que Fargo es el nombre de una ciudad que apenas sale en todo el metraje aunque se la cita varias veces en cada episodio. Igualmente, el paisaje nevado de esa América interior es casi un protagonista más de la historia.

 Obviamente, tendremos unos anodinos personajes en mitad del estado de Minnesota en pleno invierno cuya existencia se verá alterada por una oleada de violencia.  La casualidad es fundamental en la trama. Un hecho fortuito pondrá en contacto a Lester Nygaard (Martin Freeman), un gris empleado de una agencia de seguros, con un peligroso asesino a sueldo llamado Lorne Malvo (Billy Bob Thornton). Este encuentro casual desencadenará una serie incontrolable de acontecimientos que dan forma a esta magnífica serie. Ahí reside otra constante de Fargo: la causalidad. Todo tiene un motivo y cada hecho tendrá sus consecuencias, algunas totalmente imprevisibles. Como si de una fila de fichas de dominó se tratara, las piezas irán cayendo sin cesar para deleite del espectador.
 Los estallidos de violencia dentro de las anodinas comunidades de Bedmidji y Duluth  sobrepasarán a sus agentes de policía, más acostumbrados a poner multas de tráfico y recoger animales que a lidiar con implacables asesinos a sueldo. Como en el film de los Coen, no todos los agentes de policía de la serie están dispuestos a jugarse la vida por hacer cumplir la ley. ¿Vale la pena jugarse la vida por un coche robado o un exceso de velocidad?. Al contrario que en la mayoría de obras de ficción, los agentes de la ley de Fargo no son policías de raza, sabuesos que persiguen incansablemente el crimen hasta el final. Son más bien ciudadanos que acaban siendo policías por inercia o por que no les quedaba otra salida laboral. Muchos policías de la serie son meros funcionarios acomodados en sus puestos de trabajo. La ola de violencia que se cierne sobre sus tranquilas poblaciones les sobrepasa ampliamente, Por suerte, tanto en la serie como en la vida real, no todos son así. La pareja formada por los agentes Molly Solverson (Allison Tolman) y Gus Grimly (Colin Hanks) no son grandes sabuesos pero no están dispuestos a mirar hacia otro lado.


  Si los agentes de la ley no están muy motivados que digamos, este hecho se une a la aparición de un frío asesino en serie. Lorne Malvo (Billy Bob Thornton) es un personaje de esos que dejan huella y le valió el globo de oro a Thornton. Sus frases y su forma de pensar le definen casi mejor que sus propios asesinatos. Para Malvo el ser humano es sólo un depredador más dentro del reino animal. Su filosofía de vida su puede definir en dos frases: "Te has pasado la vida pensando que hay reglas, pero no las hay" y "No hay santos en el reino animal, sólo desayuno y cena". Malvo tiene claro que la única manera de sobrevivir es matando a todo aquello que puede ser un peligro. Malvo es un depredador nato. Comer o ser comido, no hay otra opción.


 El otro personaje clave es Lester Nygaard, el tipo que desencadenará la tormenta. Algo tan mundano como el ruido provocado por una lavadora será el detonante de toda una tragedia. Martin Freeman (Sherlock, El hobbit) compone perfectamente una vez más a este tipo de personajes superados por la situación y en los que puede acabar encasillado. La evolución de su personaje será quizás la trama más sorprendente de la serie. Nygaard es un marido ninguneado por su mujer ("Si hay alguien capaz de volarse la cabeza con un arma descargada, ése eres tú" le viene a decir su amada esposa) que irá sorteando obstáculos para sobrevivir. La influencia de Malvo se hará evidente cuando ambos personajes se utilicen mutuamente para conseguir sus fines. Muy a su pesar, Nygaard dejará de ser un perdedor para empezar a convertirse en el hombre que siempre soñó ser.
 Curiosamente, los personaje se presentan en parejas casi siempre: Malvo y Nygaard, la pareja de policías, la pareja de asesinos a sueldo enviados desde Fargo y la pareja de agentes del FBI, etc Todas ellas más que interesantes y disfrutables en 10 episodios apasionantes.

 Fargo no es una serie perfecta, algunas piezas no acaban de encajar perfectamente y tiene algunas bajadas de ritmo, pero sí es totalmente disfrutable. Aunque yo prefiera por poco True detective, reconozco que Fargo es altamente adictiva. Haz la prueba, a ver si eres capaz de ver el excelente primer episodio y aguantarte las ganas de seguir con la serie.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails