RÉQUIEM POR UN SUEÑO (Requiem for a dream, 2000)


Todos estamos enganchados a algo, admitámoslo. Ya sean las pastillas, el móvil, el café, las tragaperras, el tabaco, la consola, el chocolate, el carajillo, el cine o los reality shows.

 Todos dependemos de algo. También todos tenemos sueños. Unos queremos perder peso, otros queremos más dinero, otros ansiamos un amor o salir en un concurso de la tele. La sociedad que nos muestra Darren Aronofsky (The Wrestler) está llena de gente infeliz que busca conseguir sus sueños. Lástima que los medios elegidos no sean los más acertados. El ser humano es un ser débil, demasiado débil.

Siguiendo en la línea de recomendar grandes películas poco conocidas, hoy le toca el turno a la difícil Requiem por un sueño. Una peli realmente arriesgada y dura, de las que peor cuerpo me han dejado tras verla (empata con Bailar en la oscuridad).

Darren Aronofsky se estrenó con la rarísima “Pi” y ha triunfado con The Wrestler pero su segunda película dio un paso de gigante hacia el olimpo de los directores de culto. Réquiem por un sueño es una historia sobre yonquis, amas de casa y atajos hacia la felicidad que acaban en el infierno. Todo ello narrado, rodado y montado magistralmente con un ritmo que va acelerando hasta acabar en los 20 últimos minutos más duros y vertiginosos que recuerdo. La música de Kronox Cuartet es genial y acompaña perfectamente las escenas. Recuerdo momentos de agobio inolvidables como la escena del frigorífico, nunca pensé que un electrodoméstico me pudiera asustar tanto, o momentos simple y llanamente repulsivos hasta la náusea.

Los actores están realmente bien, Jennifer Connely demuestra que es mucho más que una cara bonita y Jared Leto (Fight Club) da el pego. Pero la triunfadora es Ellen Burstyn que está simplemente brutal. Su personaje de la ama de casa que desea perder uno kilos es de los más conmovedores que he visto en mi vida.

Una película muy dura que yo obligaría a ver en todos los institutos. Seguro que es mucho más efectiva que todas las campañas antidroga gubernamentales.

Quizás el sueño americano haya muerto y esta película sea su réquiem.

8

9 comentarios:

Damián de Haedo dijo...

Hay gente que odia esta película. Yo estoy a mitad de camino. Creo que es notable técnicamente. Y la presencia de Jennifer es siempre un plus.

Nanu dijo...

Yo aun no la vi, quiero verla desde hace mucho me dijieron que es muy buena

Mauro Picotto dijo...

La verdad es que la considero una imprescindible, quien no la haya visto, no debe dudarlo dos veces, un pequeñísimo pero, falla en los efectos de algunas drogas, por lo demás, como dices, desasosegante y con el tiempo incluso empeora esta sensación.

Creo que de Aronofsky me gusta todo,... aunque aun me falta ver The Wrestler.

Saludos desde el bunker

Dr. Quatermass dijo...

Me parece una película brutal, dura, pero increíble meterte en la decadencia de esos personajes, ahora mismo me vienen a la cabeza esos increíbles 10 minutos finales con esa música hipnótica. No se si te has quedado corto con el 8, para mi es casi una obra maestra.

Lo curioso es que Aronofsky venía de hacer la mediocre Pi, y luego hizo un extraño "2001" en The Fountain (que tenia su encanto). Suerte que con The Wrestler disipó cualquier duda. Tengo comentadas todas esas cintas por si tienes curiosidad.

Saludos!

redrum dijo...

Impresionante, un film que no deja escapatoria una vez te agarra, que desespera y remata. Lástima que no siempre se valore la apuesta formal que apuntala la dureza de su guión!

1 saludo!

troncha dijo...

Increible la visión de Aronofsky del entorno que rodea al ser humano, sin lugar a dudas su mejor película. Dura y contundente.

Saludos...

nancicomansi dijo...

MUy buena. Muy dura. Y me conmovió.
LA Burstyn, genial, tout simplement.

Nahim de Liébana dijo...

A mi me gustó mucho Pi, que aunque extraña y bizarra, tiene un punto coherente con la historia. Bueno, y Requiem por un sueño te deja destrozado. Toda esa negatividad que parece no tener fondo, parece dirigida a joder al personal como sea. Incluso el final, todos los personajes tienen un punto grotesco, ni redención, ni deus ex machina, ni ostias en vinagre. Eso si, la banda sonora si que se merece tenerla para siempre

Tyler Durden dijo...

Felicidades por el blog...me has dejado enganchado toda la tarde repasando tus criticas de cine...Enhorabuena, te agrego en mi blog.

Saludotes

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails