¿Qué fue de baby Jane? (What ever happened to Baby Jane?, 1962)


Rodada de forma casi teatral, con pocos actores y pocas localizaciones, este film de Robert Aldrich se sustenta en las magistrales interpretaciones de sus actrices principales. Todo un reto para cualquier actor de una cierta edad, representar a una vieja gloria.
No deja de ser patente cierto paralelismo entre las actrices y sus personajes, grandes estrellas de los años 30 que en los 60 estaban casi olvidadas. El mundo del espectáculo es así de cruel, hoy eres una joven estrella y mañana eres una antigualla olvidada. Pero para Joan Crawford y Bette Davis aún les quedaba una oportunidad de demostrar que el talento interpretativo no caduca, que no se evapora con la juventud. Con unos personajes tan extremos realizan unas de sus interpretaciones más memorables y arriesgadas.

Las hermanas Blanche y Jane Hudson viven encadenadas la una a la otra. La culpa, la envidia y la dependencia han enturbiado sus relaciones hasta un punto de no retorno. La inestabilidad emocional del personaje de Bette Davis se acrecienta por momentos, llegando a ser extremadamente cruel con su hermana, postrada en una silla de ruedas por un accidente. Un cóctel explosivo que aderezado con un excelente guión y un ritmo lento pero seguro que se convirtió en un gran clásico del cine de terror.

En este film no hay elementos fantásticos ni terroríficos al uso. Elementos propios de una casa como una puerta, una cama, una escalera o un teléfono son aquí usados magistralmente como elementos de la trama. El miedo proviene de un familiar y la víctima es una persona indefensa (elemento luego imitado muchas otras veces como en Misery). El hecho de quedar a merced de una persona perturbada es mucho más aterrador que una invasión alienígena o mil psicópatas enmascarados.

Las escenas más terroríficas, para mí, son las de la hora de la comida. En ellas queda patente que Blanche (Crawford) está totalmente en manos de su perturbada hermana Jane (Davis). La bandeja de comida es la estrella en tres magníficas escenas del film, cada una de ellas más intensa. El terror de Blanche se hace palpable en su mirada hacia una bandeja de la cual depende para subsistir, su pánico posterior se hará visible en su desesperados movimeintos en la silla de ruedas. Unas escenas memorables narradas con gran habilidad.

Los diálogos entre ambas actrices están cargados de rencor. Se dice que durante el rodaje las divas se llevaron francamente mal (siempre se habían odiado) y que incluso Bette Davis pateó realmente a la Crawford en alguna escena y hubo que darle puntos de sutura. Cierto o no, sus interpretaciones no pueden destilar más odio.

Merece mencionarse el maquillaje aniñado de Bette Davis, se cuenta que la veterana actriz se negaba a quitarse el maquillaje al acabar el rodaje cada día, así se acumulaba en su cara quedando cada vez más grotesco. Su arriesgado personaje (aún más para una gran estrella) cae en el patetismo más absoluto en las interpretaciones de las canciones infantiles y en su risa desquiciada. Su personaje pretende volver a ser la estrella infantil que una vez fue y que, como muchos otros, no supo madurar convirtiéndose en una muñeca rota bajo la sombra de su hermana.

Los secundarios y su tratamiento dentro del guión son otro elemento a destacar. Estamos hablando de un film de 1962, su ritmo es pausado y los secundarios tienen gran importancia. Desde el maestro de piano (un tipo bastante inestable y en apuros que mantiene una extraña relación con su madre), la vecina (cotilla e impertinente) o la asistenta, todos tienen una profundidad y una complejidad muy de agradecer. El guión les dedica el metraje necesario para explicar sus intereses y sus conflictos internos. No son esos personajes planos que tanto proliferarían en el cine de décadas venideras.

Visto hoy, el film se puede hacer algo lento y naif a los jóvenes amantes del terror moderno. No se muestra la violencia física, pero se muestran los ojos de los personajes que la presencian. Sin una gota de sangre, el efecto es mucho más impactante. Yo lo prefiero frente a los litros de hemoglobina. A mí me sigue pareciendo mucho más aterrador aquello que se deja a la imaginación del espectador.

Imprescindible.

5 comentarios:

Susan Lenox dijo...

Luis, totalmente de acuerdo, es un film imprescindible, con dos actrices mágnificas, a cada cual están mejor, aunque yo en general me quedo con la carrera de Bette Davis, hace poco
´volvi a ver EVA AL DESNUDO y se come a todo el que sé la pone por delante, QUE FUÉ DE BABY JANE
voy a volver a revisionarla....gracias.

Möbius el Crononauta dijo...

Enorme film, con las dos viejas harpías mano a mano, demostrando que todavía podían dar mucho de sí. Y Victor Buono estaba también genial.

Una peli a reivindicar, desde luego.

ATTICUS dijo...

Ciertamente es una pelicula necesaria para los amantes del 7º arte,y de la maravillosa pareja
de excelentes actrices,y ese odio que se tenian
lo reflejan en la pelicula,Bette esta maravillosa,como siempre y la Crawford esta perfecta,no tanto como la Davis.De echo ese odio se extendio en la gala de los Oscars,cuando estaba Bette nominada y la Crawford recogio el oscar a la mejor actriz a Anne Bancroft(su amiga)
por "El milagro de Ana Sullivan".
Y como bien dices Luis ya quisieran las peliculas esas que desbordan tanta sangre que llegan hasta las butacas,tener solo la profundidad de interpretacion,que ya es bastante.
Buen post Luis,muy bueno.

videodromo dijo...

Esta es una impresionante historia. La ví de pequeño. Me dejó sobrecogido. La interpretación de Davis y Crawford daba auténtico terror. Esta es una película imprescindible.

Anónimo dijo...

POR QUE PIENSAN KE ESTA PELICULA ES DE ´´TERROR´´? QUE TONTERIA!
ES PURO TEATRO! TEATRO FILMADO!
NO TIENE NADA QUE VER CON LOS FILMES DE AHORA...NI TAMPOCO ES NINGUNA MARAVILLA!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails