ROCKY (1976)



Reconozco sin ruborizarme que Stallone fue uno de los héroes de mi infancia, hay que ver la de vueltas que da la vida. Personajes como Rambo y Rocky tenían algo que nos fascinaba de críos. Igual era la forma de hablar de Stallone, esa mirada esquiva con tendencia a mirar al infinito o la forma en la que se empecinaba en algo. Todo empezó con Rocky, la película que encumbró a Stallone y supuso una losa para toda su carrera posterior. Rocky no deja de ser una crítica al sueño americano vestida de alabanza.



Rocky es un boxeador de origen italiano demasiado mayor para lograr nada, es un fracasado, un sonado. Trabaja cobrando deudas para un prestamista mientras los chicos del barrio se ríen de él y de sus ridículos discursos. Su mejor amigo,Paulie, es un borracho cuya hermana Adrian es el amor platónico de Rocky. Pero América es así, hasta el mayor tarugo tiene su oportunidad para triunfar. Por un capricho del destino Rocky tiene la oportunidad de pelear con el campeón mundial de los pesos pesados, Apollo Creed, y optar al título. Una oportunidad demasiado tentadora como para dejarla pasar. Algo así sólo pasa en América, la tierra de las oportunidades. Rocky intentará cambiar su vida y se entrenará hasta la extenuación para coger su último tren. La escena de Rocky entrenando por las calles de Filadelfia con la famosa música de Bill Conti son inolvidables. Lo que parece increíble va tomando forma y hasta el espectador cree que es posible ganar el combate.

Hasta aquí Rocky no deja de ser un film propagandístico más de las excelencias del american way of life y los valores tradicionales de la América más tradicional: familia, esfuerzo, sueño americano, capitalismo, etc. Pero lo que hace grande a Rocky es que, a pesar de ser la tierra de las oportunidades y de todo el esfuerzo invertido, Rocky pierde el combate. Fracasa. Por los puntos, pero pierde dignamente ante el campeón del mundo. El sueño americano casi nunca se cumple, sólo es un sueño. El golpe más duro lo da la realidad. Balboa lo ha intentado con todos los medios a su alcance pero su tren se escapa. Al menos encuentra el amor en una chica bastante normalita: Adrian (interpretada por Talia Shire, la hermana de Francis Ford Coppola).


Rocky es un canto al esfuerzo, a la lucha aunque no haya posibilidad real de ganar. En la escena final Rocky y su amada Adrian se ven rodeados por una vorágine mediática, pero a ellos no les interesa la fama, sólo quieren estar juntos. Al diablo el título, la fama y el dinero. A pesar de los golpes de la vida, Rocky encuentra el amor.


Realmente Stallone (que nunca ha sido un gran actor) está más que correcto interpretando a este personaje que no creo que sea muy distinto a cómo era él en aquella época: un actor de segunda que ya se hacía mayor para llegar a ser una estrella. Lo que es la vida, Rocky Balboa fracasó en su combate pero Stallone triunfó interpretando a este sencillo perdedor. Lamentablemente, Stallone vio el filón comercial y decidió estirar su personaje hasta límites irrisorios. En las sucesivas e innecesarias entregas Stallone convirtió la crítica al sistema en apología del mismo. Rocky Balboa finalmente ganó el título, se hizo millonario, humilló a los rusos por venganza, se retiró con honores e incluso volvió a ponerse los guantes una vez retirado (todo por la pasta). La visión ácida del capitalismo se tornó propaganda. La quinta entrega me parece paradigmática de la propaganda más descarada y bochornosa. Sinceramente, la saga nunca debería haber pasado de la cuarta entrega. 

Siempre nos quedará Rocky, la original.

9 comentarios:

Kinezoe dijo...

Rocky, la primera, la auténtica y genuina: un peliculón. Las otras se pone uno a velas y siguen estando entretenidas. Pero ya no son Rocky...

Saludos.

PD: No obstante, yo le habría dado el Oscar ese año a "Taxi Driver", no hay color...

BOEDO dijo...

Coincido, la primera me marco, igual que Rambo o Tiburon, en su momento. Creo que son los pocos clasicos del cine yankee que vi.
No sabia que era del 76, creia que era de principios de los 80.
Entonces, arrancó Rocky en el 76, Tiburon en el 79 y Rambo dps. Bueno, creo que me fui por las ramas, saludos......
Los invito a ver mis trabajos
www.sebastianvargas-cine.blogspot.com

Möbius el Crononauta dijo...

¿Y por qué se han enfadado exactamente?

Rocky es una gran película, a pesar de Stallone

Nanu dijo...

Nadie se enfado, solo se dice que las secuelas son una bosta, o por lo menos esa es mi opinion

CARLOS SERRANO dijo...

Un artículo infame como pocos. Ante todo da un ejemplo de lo poco que sabe el autor sobre Stallone.

ethan dijo...

Lo malo de todo es que la secuelas (tantas y tan malas) terminan por hacer daño al original. A pesar de esto sigue siendo una buena película.
Saludos

Mr. Shhh dijo...

Ira? No soy "fan" de Rocky pero sí me gusta la película y esa crítica no me toca en absoluto. Stallone es y será un grande.

Insanus dijo...

Es que la primera iba muy en serio, muy de su tiempo, anti-épica, triste, la poesía del perdedor y tal. Luego ya con las secuelas llegó el descontrol.

Anónimo dijo...

rocky... que gran pelicula... y las secuelas... muy bien hechas... muestran la vida del personaje en la otra vereda cuando la fama aparece... a cuantos dones nadie les pasa eso??? esta repleto... muestra la madurez del mismo, y volver a la pelea desde abajo nuevamente, salir a flote... la vida de un boxeador no es precisamente perfecta... asi q no pierde su escencia. por algo mucha gente se siente representada hasta el dia de hoy independiente que actividad tenga la lucha a pesar de los obstaculos... que gran historia... la mas mala es cuando tiene al alumno... pero igualmente es notable el final... no hace falta explicar mas. gracias.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails