Escenas memorables: La llegada de O-Ren Ishii

El lenguaje cinematográfico ha variado mucho desde sus inicios con los hermanos Lumiere. En un principio las cámaras de cine eran casi tan grandes como una habitación y tan ruidosas como una locomotora. Con el avance de la técnica las cámaras redujeron mucho su tamaño y se hicieron mucho más manejables. Así fueron posibles los movimientos de cámara con grúas, travelings o cámaras al hombro. También el montaje, la cámara lenta, el sonido y el color han sido decisivos la creación del lenguaje audiovisual moderno.
El lenguaje audiovisual ha llegado a tal complejidad que ha veces se justifica por sí sólo. Hay veces en las que una escena no narra nada, sólo hay personajes andando por un pasillo, cruzando una sala de baile y entrando en un salón. Ni una palabra, ni tampoco se aporta ningún dato de interés al espectador. Como si de un clip musical se tratara, es un deleite para los sentidos. El amigo Tarantino incluyó esta maravillosa escena en Kill Bill vol. 1. Una fusión perfecta entre música e imagen gracias a un montaje, unos movimientos de cámara, una edición y una fotografía sobresalientes.


No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails