Micmacs (Micmacs a tire-larigot)


Jean-Pierre Jeunet es uno de estos directores que tienen un universo propio, es decir: una estética y unos temas perfectamente reconocibles. A él le debemos películas tan personales como Amélie, La ciudad de los niños perdidos o Delicatessen (estas dos últimas dirigidas junto con Marc Caro). Jeunet es uno de esos directores que no defraudan nunca a sus seguidores, o casi nunca.


Con dos años de retraso se ha estrenado la última película de Jeunet, desconozco el motivo pero cosas mucho peores se estrenan cada semana. La vida es injusta. Al lío que se me va la pinza: El problema de Micmacs es que no va más allá de lo que Jeunet nos ha mostrado muchas otras veces. Hay protagonistas ingenuos, secundarios extravagantes y una perfecta planificación de escenas. Igualmente la fotografía, la música y toda la parafernalia visual propia de su autor son excelentes como suele ser habitual. Lo de siempre, pero esta vez el resultado no acaba de convencer, sabe a poco. Ocurre que para Jeunet la forma es tan importante (o más) que el fondo y esta vez ninguno de los dos están a la altura.

Jeunet no avanza hacia otras temáticas más maduras o simplemente distintas, su cine no evoluciona y ha acabado por estancarse. El film es impecable técnicamente pero ya no nos fascina como las primeras películas de su autor. Parece como si hubiera dirigido la película en piloto automático o la hubiera dirigido un imitador suyo. Sigue habiendo grandes aciertos (los cachivaches, la calculadora, los carteles publicitarios con imágenes del film) pero la historia es floja y previsible. La trama no engancha casi en ningún momento y los personajes no resultan tan entrañables como otras veces.

Quizás sea que su fábula de recicladores contra traficantes de armas no esté muy lograda o que ya nos hemos cansado de su peculiar estilo. Pero urge un cambio, un director no puede estar toda la vida mirándose el ombligo y repitiéndose una y otra vez. Que le pregunten a Tim Burton, que ya aburre hasta a las calaveras con su estética y su falta de ideas.

Los actores están muy bien, Dany Boon (responsable de Bienvenidos al norte) está bastante bien así como todo el elenco de estrafalarios personajes. A destacar la presencia del entrañable Dominique Pinon (quien sale en todas las películas de Jeunet incluso en la de la saga Alien) y la veterana Yolande Moreau.

Sin ser una mala película, Micmacs es un film menor dentro de la filmografía de su autor. La prueba palpable del famoso dicho de renovarse o morir. Los amantes de Amélie la encontrarán deliciosa pero a mí ya me empieza a empachar.

5,5


4 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

Venga hombre ¡si es cojonuda!, es verdad que esta película ya la habíamos visto cuatro veces, pero que mas da si sale Pinon de hombre bala :-)

Luis Cifer dijo...

Ya, ya. Pero a mí me supo a poco y a ya visto. En mi opinión Jeunet es un creador único pero ya se repite demasiado y debe buscar nuevos caminos.

Mr. Lombreeze dijo...

A mí también me gustó mucho y no soy fan de este frikidirector. Creo que el argumento más convencional de venganza de nerds compensa los habituales excesos estilísticos de este tipo. Y pese a no ser una historia novedosa, me resultó menos naíf que el resto de sus guiones que son como anuncios de compresas.
Sí, yo también la recomiendo. Dos contra uno...

David C. dijo...

Quiero verla, pero no llega al Perú todavía.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails