El embrujo de Shanghai (2002)


Cada uno tiene su espinita clavada en contra del cine español, la mía provene de hace casi 20 años, cuando Belle Époque le arrebató injustamente el oscar a la mejor película extranjera a la china Adiós a mi concubina (esa joya de Chen Kaige). El film chino me emocionó y me gustó mucho, todo lo contrario que el film de Fernando Trueba.


A partir de entonces le tengo cierta tirria a este director, no es culpa suya que los académicos de Hollywood den los Oscar hasta arriba de opio, ya lo sé. Pero no puedo evitarlo ya que él fue involuntario partícipe de una de esas tantas injusticias que los Oscars perpetran cada año. El caso es que no había visto yo el film El embrujo de Shanghai de Fernando Trueba y el otro día me encuentro que está empezando en la cadena pública (sin cortes). Así pues, decido verla (pensaba ver Cars 2, pero tendrá que esperar a otra ocasión).

La peli de Trueba se basa en el libro homónimo de Juan Marsé (que no he leído, mea culpa) y se nota que intenta seguir un estilo narrativo sacado directamente de un buen material de partida. Con un presupuesto holgado y los típicos actores españoles, Trueba elabora una historia que se deja ver pero que no atrapa ni fascina al espectador en ningún momento. Sus intenciones son buenas pero es incapaz de llevar esta historia a buen puerto. Sólo los diálogos del personaje de Fernando Fernán Gómez logran sacar del tedio al espectador, un personaje bastante típico, por otro lado: el típico republicano asqueado en contra del régimen de Franco. Un personaje que seguro que está mucho mejor tratado en la novela que en el guión, del que desaparece sin dejar huella.
Trueba usa una vez más a la eterna vieja guardia de actores del cine español de los años 80 y 90, me refiero a gente tan experimentada (o encasillada) como Antonio Resines o Jorge Sanz. Yo eché de menos a Marivel Berdú. Respecto a Ariadna Gil, no está mal pero no hay quien se la crea como china. Me convencieron mucho más Eduard Fernández y Rosa María Sardá.

El fallo es de Trueba, quien se demuestra totalmente incapaz de dotar de ritmo a la película y narra la historia sin el brío y la pasión necesarios. Trueba falla estrepitosamente a la hora de sumergirnos en ese mundo oscuro de la posguerra (sí, otra película más sobre la postguerra) visto a través de los ojos de un niño. Su narración es confusa y deja al espectador con un palmo de narices y la sensación de que le han tomado el pelo al no saber rematar el film. Trueba ha hecho buen cine cuando cuenta con un buen guión como el de Rafael Azcona en La niña de tus ojos, pero en El embrujo de Shangai Trueba se mete a guionista y no da la talla. Dicen que este era un proyecto de Víctor Erice que pasó a manos de Trueba por decisión de los productores, gran error.

Y perdona, Fernando, realmente no tengo nada en tu contra, ya te he perdonado lo de Adiós a mi concubina.



3 comentarios:

Manderly dijo...

Estoy contigo en que 'Belle Epoque' no merece el Oscar. Y lo digo sin compararla con el resto. No me gusta nada de nada.
No he visto tampoco 'Adiós a mi concubina'... tendré que hacerlo.
Aunqeu Trueba no es santo de mi devoción, adimito que me ha gustado mucho 'La niña de tus ojos' y que 'Chico y Rita' también me ha gustado. El trabajo de este director no me atrae nada.
Un saludo.

CINEXIM dijo...

jajaj yo aún no le he perdonado El Sueño del Mono Loco!!!

Luis Cifer dijo...

aquella del mono me gustó cuando la vi hace muchos años, me dejó buen recuerdo. Lo de Two Much es otra espinita importante de la cual sólo sacó tajada Antonio Banderas que se casó con la Melanie.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails