Aliens, el regreso (Aliens, 1986)



"Ahora es la guerra". 7 años tardó Hollywood en hacerse con los derechos y hacer una secuela de Alien. Parecía una tarea imposible y no creo que estuviera en la mente de los creadores de la original. Alien se había convertido en una vaca sagrada del cine de terror y ciencia ficción, parecía un sacrilegio intentar seguir explotando esta historia, pero Hollywood sólo entiende de dinero.

La tarea recayó en las manos de James Cameron, quien había triunfado un par de años antes con Terminator. Como sería la tónica general de esta saga, cada director adaptó cada película a su propia personalidad y no al contrario. Cameron convirtió su film en una película sobre marines del espacio llena de acción. Toda la sutileza del film original se vio pisoteada por el grupo de marines que viajan al planeta en el que encontraron al alien.
 Ripley vueleva a aprecer en esta saga, siendo un elemento fundamental en el resto de películas. Para Cameron era impensable un film de alien sin la teniente Ripley, pero la actriz Sigourney Weaver estuvo a punto de no participar y hubos muchos problemas para llegar a un acuerdo, incluso se pidió a Cameron que rodara el film sin Ripley.Al final se llegó a un acuerdo y Weaver volvió a interpretar a la teniente Ellen Ripley por un sueldo de 1 millón de dólares, 30 veces más de lo que cobró por el primer film.


En Aliens han pasado 57 años tras la primera parte, tiempo que Ripley ha pasado hibernando. El film se inicia con su rescate. Nadie parece creer a Ripley cuando les cuenta lo sucedido a la Nostromo. En este tiempo se ha asentado una colonia humana en el planeta LV 426 y todo parece ir bien. A Ripley se le retira la licencia de piloto espacial (o algo así) y se ve obligada a aceptar un trabajo descargando en los muelles. Pero todo cambia cuando se pierde el contacto con la colonia, entonces Ripley vuelve a ser de utilidad para la compañía, requieren sus servicios para ir allí y servir de guía, ella es la única que ha sobrevivido a un encuentro con el alien. Ripley acepta bajo la condición de que la compañía destruirá a los alien y no intentará usarlos para fines armamentísticos. Así pues, parte hacia la colonia LV 426 con una compañía de rudos marines espaciales. Al llegar al planeta, descubrirán que la base de los colonos ha sido atacada por los alien y que sólo ha sobrevivido una niña, por la que Ripley siente un especial apego (poco antes nos hemos enterado que su hija había muerto unos años antes, mientras ella hibernaba).

En Aliens, James Cameron ofrece todo un espectáculo en su particular visión del cine trasladada al universo alien. Hay tiroteos, persecuciones, bajas y un final de infarto. Aliens es un film de acción mucho más que de terror o ciencia ficción. Todo un espectáculo que dejó alucinado cuando la vi con 11 años en el cine. Cameron recrea ciertos elementos del primer film: hay también un robot del cual Ripley recela y los alien siguen siendo letales pero algo menos. Esta vez los humanos tienen armas de fuego para hacerles frente. La contención narrativa y de medios de Scott se transforma aquí en pura pirotecnia al servicio del entretenimiento.
Obviamente, para los marines espaciales Cameron se basó en la novela Starship troopers  y en la guerra de Vietnam. Pero Cameron no se preocupó de realizar un retrato psicológico de cada uno de los personajes, sus motivaciones le dan lo mismo, los marines son retratados a base de frases soeces y bromas. Tienen una misión y la van a cumplir. Sí hay alguno que pierde los nervios y algún enfrentamiento entre ellos  pero el desarrollo de los personajes es bastante ligero, la verdad. El personaje del tipo de la compañía resulta bastante forzado a veces, realmente no pinta nada en esa situación ni parece que él solito fuera capaz de atrapar a un alien vivo para su posterior estudio. A cambio Cameron sí decidió desarrollar muchos elementos de los alien que no habían quedado claros en el primer film. El ciclo vital del bichejo queda aquí mucho más claro: se nos explica que hay una reina que pone huevos y que algunos humanos son introducidos en capullos para que incuben en sus aparatos digestivos las larvas de alien. El misterio que rodeaba a la especie alien se desvirtúa bastante en pos del espectáculo y el entretenimiento.


Ripley vuelve a ser la protagonista absoluta (con permiso de los bichos), esta vez siente un fuerte apego por la niña huérfana que ha sobrevivido en la colonia, Newt. Sus sentimientos maternales hacia esta niña son tan fuertes que incluso pondrá en peligro toda la operación por rescatarla. Todo ello nos presenta a una Ripley bastante más fuerte, decidida y emotiva que en el primer film. Al contrario que en la primera parte, Ripley no se paraliza por el miedo y se crece ante la adversidad, llegando a enfrentarse cuerpo a cuerpo con la reina madre. También nos regala la famosa frase: "Aléjate de ella, perra" (Get away from her you Bitch). La esforzada interpretación de Sigourney Weaver obtuvo una nominación al Oscar a mejor actriz. No ganó, pero nos dio igual.

 Una vez más hay un robot, lanzaderas espaciales, cuentas atrás, muchas babas y viscosidades varias. Pero esta vez el film tiene una atmósfera muy distinta. La tensa calma y los sustos del film original se sustituyeron por las explosiones y los efectos especiales. 

Como anécdota, se cuenta que Cameron tuvo muchos problemas durante el rodaje, que tuvo lugar en los míticos estudios Pinewood (los de James Bond) cerca de Londres. El personal técnico eran casi todos británicos y no se llevaron muy bien con Cameron, al que consideraban un yanqui demasiado inexperto. Tampoco las cosas fueron fáciles con el músico James Horner, el corto espacio de tiempo dejado al compositor para finalizar la banda sonora y las tensiones entre Cameron y Horner hicieron que su relación se deteriorara bastante y no volvieron a colaborar juntos otra vez hasta Titanic.

Como viene siendo habitual, el listo de James Cameron sacó unos años más tarde su particular director’s cut, con escenas eliminadas como la que nos muestra la vida de los colonos, la familia de Newt encontrando la nave alienígena, la explicación de lo ocurrido a la hija de Ripley (interpretada por la madre de Weaver) y la conexión de unos robots centinelas. Son escenas que por lo general no aportan gran cosa a la trama, sí dan una visión más completa pero, en mi opinión, todo lo referente a los colonos me parece totalmente innecesario y sólo sirve para alargar el film.

Aliens, el regreso, es un entretenimiento perfecto.

4 comentarios:

Raül Calvo dijo...

En mi blog le dediqué un extenso post a esta saga, ya que soy muy fanático de esta serie. Un par de apreciaciones, derivadas de mi investigación:

No es que no estuviera en la mente de los creadores de la original realizar una secuela (me refiero a los productores David Giler y Walter Hill, los cuales han estado al frente de todas las películas de la serie para bien o para mal, no al creador artístico Dan O'Bannon), pero sí les fue complicado encontrar una historia que fuese viable. Alien es una vaca sagrada ahora, no en 1986 donde se veia sólo como un gran éxito de taquilla.

En el director's cut que hizo Scott de Alien vemos la famosa escena donde Ripley se encuentra con el nido del monstruo y se descubre que sus huevos se hacen a partir de los muertos. Una criatura mortífera que nace de la muerte. Un concepto muy interesante que por desgracia se eliminó en su momento y le dio via libre a Cameron para introducir el más pedestre y habitual concepto de la reina.

Hablando de montajes del director, es cierto que tal vez la escena de los colonos es innecesaria, pero creo que los añadidos que hacen referencia a la hija de Ripley sí son un bienvenido añadido ya que le añade profundidad a la relación con Newt y se hace más sólida la relación madre-hija. Se establece así un paralelismo entre la madre humana y la madre alien. Por otro lado, se hace más evidente que el final de Aliens es exactamente el mismo que el de Alien, simplemente a una escala mayor:

En Alien Ripley vuelve a por Jonesy cuando la nave está a punto de explotar, escapa y se enfrenta con el alien que se ha colado en la nave auxiliar.

En Aliens Ripley vuelve a por Newt cuando la estación está a punto de explotar, escapa y se enfrenta a la madre alien que se ha colado en la nave auxiliar.

Creo que el personaje que representa a la compañia está bien desarrollado y es bastante lógica la forma en que planeaba llevarse de vuelta los especímenes. Una trama desarrollada más a fondo en la estupenda serie de cómics que publicó Norma Editorial.

Eso sí, a pesar de sus fallos es una gran película de acción, llena de tensión y emoción.

Möbius el Crononauta dijo...

Una estupenda continuación, bastante diferente, pero quizás si hubieran tratado de hacer lo mismo habría sido un error. Creo que la primera sigue siendo la mejor, pero Aliens también está muy bien.

saludos

Félix S. Trabanco dijo...

Maravilloso film, no tan bueno como el original, pero excelente de todos modos. Lo de la reina Alien esun concepto interesantísimo y brillante, realmente acojona. Es cierto que esto es un Combat-film más que un film de terror, la mezcla de ciencia ficción-terror del primer film le venía muy grande a Cameron, para que nos vamos a engañar. Lo suyo son las pirotecnias y la acción, algo que en este film sabe manejar con mucha soltura, algo que nunca más pudo volver a dominar en ninguna de sus películas posteriores, donde wla forma se adueña del fondo y el resultado es un vacío absoluto. La segunda y última buena película de James Cameron.

Anónimo dijo...

"7 años tardó Hollywood en hacerse con los derechos y hacer una secuela de Alien" Este comienzo es bastante confuso, y por ese motivo ya no he seguido leyendo. "Hollywood" no tiene que hacerse con ningún derecho, en todo caso, es la productora, en este caso 20th Century Fox. Pero además, los derechos ya le pertenecían desde la anterior película, y le han seguido perteneciendo después. Si tardó 7 años es simplemente porque tardó ese tiempo en decidirse hacer una secuela. Saludos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails