Frozen, el reino de hielo


 Frozen sigue la estela dejada por el gran éxito comercial y artístico que para la compañía Disney supuso Enredados. El resultado esta vez no es tan compacto, siendo Frozen un film inferior a Enredados pero igualmente superior al cine de animación de los últimos años.

 Para esta adaptación del cuento de Hans Christian Andersen "La reina de las nieves" Disney ha dado lo mejor de sí. Tiene un apartado técnico espectacular (alucinantes todas las imágenes de hielo, nieve y tormentas) y unos apabullantes números musicales que te dejan clavado al asiento con la boca abierta. Asombrosos. El dinamismo de las imágenes combinado con unas canciones geniales logran unos números musicales antológicos. Me parecieron sobresalientes las canciones del matrimonio Robert López y Kristen Anderson López. Yo me quedo con Suéltalo ("Let it go" en el original) que canta la reina Elsa (con la voz en la versión española de la triunfita Gisela) mientras construye su castillo de hielo. En mi opinión, el tema está a la altura de los grandes clásicos de la compañía Disney. Igualmente, las canciones Hazme un muñeco de nieve o La puerta del amor me parecieron extraordinarias. A mí sólo me sobró el numerito musical de los trolls, el resto son simplemente memorables.




 La verdad es que durante la primera media hora el film funciona perfectamente siendo de lamentar que el interés decaiga bastante tras el espectacular número de la reina de hielo en su nuevo palacio. Obviamente, caemos en los tópicos de siempre del cine de Disney, aquí nos encontramos con unos secundarios que a mí me resultaron mucho más divertidos en el trailer que en la película.  Ni el reno Sven ni el muñeco de nieve Olaf consiguen levantar una trama algo inconsistente pero hacen que los niños se lo pasen bien. En mi opinión, el muñeco de nieve es el típico secundario metido con calzador para rellenar metraje y soltar chistecillos que sólo logró irritarme. Pero los niños lo adoran y se mueren de risa con él.  La magia de la película consigue que los niños la disfruten enormemente aunque los adultos veamos algunos (bastantes) fallos argumentales.

 Puestos a sacar pegas, casi todo el film es bastante previsible excepto una agradable sorpresa final. Yo eché de menos un villano claro durante buena parte del metraje pero finamente lo que parecía un fallo se convierte en todo un acierto. Lo que no me pareció bien resuelto fue el desenlace: de un plumazo se fuerza un apresurado happy end que chirría a cualquier espectador mayor de 7 años. Pero da igual, la cara de satisfacción de mis hijos al encenderse la luces me obligan a pasar por alto las inconsistencias del guión y reconocer que es un gran divertimento para los niños.



 Esta vez no tocaba innovar y estamos ante el típico film infantil Disney con magia, canciones y princesitas. Quizás ya no tenga sentido pedirle a Disney nada más que hacer soñar a los más pequeños. Con Frozen lo ha logrado una vez más.

 Frozen no es un film perfecto pero sí es altamente recomendable para los más pequeños de la casa, sus papás la disfrutarán (mucho) sólo a ratos.

6

3 comentarios:

Éowyn dijo...

¡Hola!

Me atrae mucho ver la peli. Tiene muy buena pinta.

Siento debilidad por el cine de animación.

Un saludo!

Joan R. López dijo...

A mí me pareció una película genial, digna de Disney (con los mejores toques técnicos de Pixar). Una vuelta a los orígenes, con una historia un tanto innovadora :)

Hemos Visto
http://hemosvisto.blogspot.com

Anónimo dijo...

Tienes razón en que no está al nivel de Enredados pero hace pasar un muy buen rato, no sé si aguantará sucesivos visionados.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails