Celda 211

Juan Oliver se presenta en su puesto de trabajo como funcionario de prisiones un día antes de lo previsto para irse familiarizando con el lugar. Pero su visita se verá complicada por un motín.


A mí las películas de personas encerradas y/o sometidas a situaciones extremas me suelen gustar bastante (siempre que estén bien construidas). Celda 211 es un buen film que se podría enmarcar dentro de este grupo.


Ya desde la primera escena Daniel Monzón nos deja claro de qué va su película: dolor, sangre y muerte. No es celda 211 una película fácil de ver, ni una peli para adolescentes, es un negrísimo thriller carcelario. Uno de los mejores thrillers que hemos visto en años. Una película que desde el minuto 1 te sorprende y atrapa.


Celda 211 tiene un ritmo trepidante perfectamente conseguido y mantenido durante todo el metraje. Monzón elabora todo un castillo de naipes sustentado en un guión excelente y unas interpretaciones muy ajustadas (nada de histrionismos). Hay secundarios magníficos que parecen sacados directamente de una galería de máxima seguridad (probablemente muchos extras sean ex convictos). También el hecho de haber rodado en una cárcel abandonada le da mucha veracidad a la película. Los diálogos resultan frescos y las situaciones complicadas están muy bien resueltas. Los continuos giros argumentales logran mantener al espectador clavado al asiento, sufriendo y padeciendo.

Hay que decir que la peli es muy dura tanto en su lenguaje como en ciertas escenas de violencia, pero en un drama carcelario era de esperar. Avisados estáis los de estómago débil y las embarazadas.


Daniel monzón sorprende por cómo se maneja con total soltura dentro del thriller carcelario, dando un paso de gigante respecto a toda su filmografía anterior. Monzón lleva la trama con pulso firme e implacable, manteniendo al espectador con el corazón en un puño durante todo el film. Tanto en las difíciles escenas de tumultos como en las escenas de tensión Monzón sabe estar en su sitio y sale airoso del envite.


Especial mención creo que se merece todo el elenco actoral, todos están muy bien. Incluso Antonio Resines demuestra que sabe hacer papeles dramáticos sin caer en el esperpento cuando tiene un buen personaje entre las manos. Pero el que se lleva el gato al agua es Luis Tosar que compone un personaje tan extremo que fácilmente podría caer en el ridículo pero que nos resulta totalmente creíble gracias a una interpretación memorable. Su Malamadre es ya todo un clásico. Igualmente Alberto Ammann en su papel de Juan Oliver (alias Calzones) resulta bastante creíble y nos arrastra en su dura evolución personal a lo largo de toda la peli. Igualmente Marta Etura nos provoca una enorme ternura.


Celda 211 no sólo es un thriller totalmente recomendable, es la prueba de que en España se puede hacer buen cine de género. Un cine que plantea importantes preguntas al espectador a la vez que lo entretiene.

Olvidemos los prejuicios ante el cine español y disfrutemos de esta buena película.

7,5

2 comentarios:

Lunah dijo...

En cuanto vi el anuncio me dije "tengo que ir a verla, una película española que no parece española..." y la verdad es que desde luego que no defrauda, de hecho se me hzo corta, me quedé con ganas de más. Es una prueba de que no es que no sepamos hacer buen cine...
Ya que has hecho une mención especial a mi paisano Luis Tosar, te voy a dar un pequeño apunte sobre él. Se empezó a hacer conocido (en Galicia al menos) como protagonista de una serie producida por la TVG (Televisión de Galicia) llamada "Mareas Vivas" cuyo argumento se puede resumir en una especie de "Doctor en Alaska", cambiando al doctor por un juez novato y pánfilo (Tosar) y Alaska por una zona más complicada y recóndita (la costa de la muerte). La serie duró varias temporadas y de ahí salieron unos cuantos actores a series y peliculas de ámbito nacional, aunque sin duda Tosar ha sido de lejos el que ha llegado más lejos. Pues bien, dada mi aversión al cine patrio, no he llegado a ver ninguna de las películas anteriores de Tosar, así que para mi ha cambiado del juez pánfilo que se enamoraba de una cajera de super en un gallego muy dulce (el acento de la costa de la muerte es así) a Malamadre, así que imagínate el cambio.
Como última curiosidad sobre Tosar, decir que tiene un grupo musical (en plan colegueo, supongo) llamado The ellas en elque Tosar canta canciones conocidas de cantantes femeninas.
Volviendo a la Celda 211, es que me cuesta muchísimo ponerle ninguna pega, que si, que es dura, pero es que el tema carcelario es duro, hasta te enseña como fabricar una cuchilla con un cigarrillo. Quizá el único punto gris sea el tema de los presos de ETA, quizá podía desarrollar un poco el contexto para explicar su importancia, pero realmente tampoco chirria mucho.
Tambien la evolución del personaje Juan Oliver es realmente interesante, me encanta lo increiblemente inteligente que es al principio al hacerse pasar por preso, asunque hecho de menos alguna escena ahí, creo que confian demasiado pronto en él, pero claro, entonces la película debería durar 3 horas, por lo menos.
Creo que queda claro que me gustó la pelicula ¿verdad?

txinomandinga dijo...

Vaya por lo que veo estuvo kojonuda eh? este tipo de pelis me gusta mucho...y parece que esta está muy bien...me gusta mucho el trabajo de Tosar...vamos que no la he visto pero no tardaré!! gracias y buena crítica!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails