Cuento de navidad


Robert Zemeckis es un director a tener en cuenta, nos lleva divirtiendo desde los años 80. Suyas son pelis como Regreso al futuro, Tras el corazón verde, ¿Quien engañó a Roger Rabbit?, Contacto, Forrest Gump o Naufrágo. Últimamente parece haberse cansado de los rodajes y ya son tres las películas totalmente de animación en su haber: Polar Express, Beowulf y la última Cuento de Navidad.


Las tres me parecen films muy bien hechos y divertidos. Si Beowulf tenía un tono más adulto y sombrío, Cuento de navidad tampoco es un film para niños, los más pequeños se aterrorizarán de lo lindo con el film y pueden tener pesadillas durante semanas. No es una película para ellos a pesar de ser de la factoría Disney.

Cuento de navidad es la enesima adaptación del relato de Charles Dickens, ya sabemos que a los anglosajones les encanta recrear una y otra vez a sus clásicos tipo Shakespeare o Dickens. Por suerte el entrañable personaje de Ebenezer Scrooge no ha sido suavizado, sino que aparece tan tacaño, desagradable y huraño como siempre, incluso más que en otras versiones, con algún razonamiento bastante radical.
Zemeckis realiza una versión bastante fiel al original y le aporta un elevado presupuesto y una tecnica visual que ninguna otra versión había contado antes, dando unos resultados sorprendentes. Las escenas son dinámicas, hay travelings fastuosos, falsos movimientos de cámara, grúas y estupendos juegos de iluminación. Zemeckis nos deja boquiabiertos en varias escenas aunque sepamos de antemano lo que va pasar. La perfección técnica y la imaginación visual son apabullantes, toda la película es un espectáculo asombroso de luces y sombras. La inicial presentación del fantasma de Marley es simplemente antológica con la perfecta ayuda de los efectos de sonido. Aunque mi segmento favorito de siempre es la visita del tercer espíritu de la navidad (el de las navidades futuras), aquí no defrauda en absoluto, es tétrico y despiadado. Me gustó mucho la imaginación visual que se ha desplegado en este segmento, cercana al expresionismo alemán. La persecución del coche fúnebre es también alucinante.
La técnica de captar los gestos y movimientos reales de actores conocidos sigue dando buenos frutos, en este caso Jim Carrey, Gary Oldman, Colin Firth, Robin Wright Penn y Bob Hoskins ceden sus facciones y su talento a los personajes con muy buen resultado.

Obviamente, el cuento acaba tal y como todos sabemos y el mensaje no puede ser más navideño, Disney sigue siendo Disney, pero hasta el final asistimos a una sugestiva sucesión de momentos terroríficos más que interesante. Muy recomendable para las navidades.

7,5

1 comentario:

Möbius el Crononauta dijo...

Mmm habrá que verla; las otras animadas de Zemeckis no me llaman la atención

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails