Soy leyenda

Lo que se suponía que iba a ser la peli de las navidades ha resultado ser la decepción del año. Una pena. La tercera adaptación del genial libro de Richard Matheson es la peor con diferencia.

El principal fallo es que el guión desaprovecha todos y cada uno de los aciertos del libro. Han convertido una novela de terror psicológico y vampiros en una peli para todos los públicos. Ni Robert Neville (el último humano sobre la faz de la tierra) ahoga sus penas en alcohol, ni pierde el control, ni los vampiros/zombis dan miedo, ni merodean su casa cada noche incitándole a salir, ni nada de nada. Neville es aquí un militar que se dedica a llevar una vida casi militar (disciplina, entrenamiento y arsenal incluidos), otra vez tenemos al militarismo patriótico norteamericano arrasándolo todo.


El guión se permite el lujo de inventarse personajes tan tópicos como el de la madre y el niño. El personaje de Alice Braga y su hijo están introducidos con calzadador y no aportan absolutamente nada. Sólo le dan el toque étnico a una historia que no lo necesitaba. Vale que le han cambiado el color a Robert Neville al interpretarlo Will Smith pero ya lo de la pareja interracial era demasiado. Así pues, no hay pareja. Incluso en la versión del conservador Charlton Heston había una escena de sexo interracial y algún desnudo. Era otra época, en 1971 triunfaba la Blaxploitation. En 2008 no hay nada de eso, todo es muy mainstream, muy para todos los públicos, muy aburrido.

Lo peor es que el film acaba provocando vergüenza ajena: esos infectados hechos por ordenador dan risa de lo mal hechos que están, cuando se supone que deberían asustar. Con el buen resultado que han dado siempre los zombis a base de maquillaje. Luego tiene unos flashbacks que no pintan nada y un final mesiánico... lamentable.

Por cierto, el título Soy leyenda hace referencia a que al final de la novela Neville es consciente de que el mundo ha cambiado y que los nuevos humanos le tienen a él como un mito, un enemigo que les ataca durante el día cuando son más vulnerables. Neville es el hombre del saco para los vampiros. Él es la amenaza para la nueva raza humana. Nada de esto sale en el film y el título adquiere un significado totalmente distinto.

Will Smith está bastante flojo poniendo cara de asustado todo el rato. No me hagas hablar de la irrisoria escena del videoclub o la escena de la canción de Bob Marley (de lo más patético que he visto en años). Un horror.

Es cierto que el film tiene un arranque bastante decente y alguna escena correcta (la ciudad desierta, la trampa) pero el resto es para olvidar lo antes posible.
3


P.d.: Recomiendo cualquiera de las anteriores versiones con Vincent Price y Charlton Heston.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails