Medianoche en París (Midnight in Paris)



Woody Allen acude puntual a su cita anual y nos presenta su nueva película. Esta vez Woddy nos entrega un rendido homenaje a la ciudad de París. Antes de sus típicos títulos de crédito (música de jazz acompañando a letras blancas sobre fondo negro) Allen nos ofrece un prólogo con bellas imágenes de la ciudad de la luz sin una sola palabra ni nada que contar, sólo la belleza de una ciudad sin igual. Allen se sabe querido en Europa, especialmente en Francia, y decide dejarse querer ambientando una vez más una de sus películas en el viejo continente. Sabe que su cine es mejor recibido aquí que en su país natal, probablemente se deba a los subtítulos.


Ya entrados en materia, Allen nos presenta a su típico protagonista: escritor en crisis de identidad, incomprendido por su pareja, con tendencia a la hipocondría y a la automedicación. El típico personaje que Allen ha presentado en pantalla decenas de veces, esta vez en la piel de Owen Wilson. Woody ya está muy mayor para el papel y la verdad es que Wilson (al que le tengo bastante paquete) cumple sobradamente.
Allen elabora un entretenido guión con algunos momentos realmente hilarantes aunque el tono general del film es de ligera comedia romántica con toques fantásticos. No faltan en el guión las habituales puyas al partido republicano o los diálogos ingeniosos (aunque algo menos que otras veces). Allen no sólo homenajea al París actual sino que realiza un repaso por los personajes más interesantes del París de los años 20 del siglo pasado. Por la cinta veremos a Scott Fitzgerald, Cole Porter, Ernest Hemingway, Picasso, Dalí o Buñuel. Se nota que Allen ha disfrutado incluyendo a algunos de sus mitos en el guión. La complicidad del espectador se logra especialmente ante la excentricidad de Dalí (Adrien Brody) y la parquedad de Buñuel. A destacar el gag sobre El ángel exterminador. Es lógico que a Woddy Allen no lo quieran en su tierra, es demasiado intelectual.

Allen nos presenta un París idealizado y bohemio, un París lleno de los personajes que cambiaron la cultura del siglo XX. Es un París totalmente idealizado, el París que las películas americanas nos han presentado siempre, lleno de tópicos (incluso aparecen las chicas bailando el can-can) y exento de coches ardiendo o barrios marginales. Un París de ensueño para darnos a entender que los sueños son sólo sueños, es mejor aferrarse a la realidad e intentar ser feliz en la vida real. Cualquier tiempo pasado puede que fuera mejor pero nos ha tocado vivir el presente y no tiene sentido vivir amarrado a un pasado que no volverá. El protagonista vive encorsetado por unas normas y una relación que no le satisfacen.

Quizás no sea un mensaje habitual dentro de una comedia, pero Allen consigue siempre un saludable tono desenfadado que evita que el film caiga en la amargura. Puede que el genio neoyorkino esta vez no haya sido tan pesimista como en Match point, El sueño de Casandra o Encontrarás al hombre de sus sueños, pero se le nota bastante escéptico y de vuelta de todo.

En cuando a los actores, ya he comentado que Owen Wilson me ha sorprendido gratamente en su personificación del protagonista alleniano (hasta le han vestido igual). Me gustaron mucho Rachel McAdams (preciosa) y Marion Cotillard (espectacular). Aunque a mí lo que más alucinado me dejó fue la belleza de Léa Seydoux. Observamos con agrado que a Woddy Allen le siguen gustando las chicas guapas. Por cierto, también aparece Carla bótox Bruni, por suerte sale poco. Lo de hacer de primera dama se le da bastante mejor que actuar.

Resumiendo, un film para los fans de París y de Woody Allen, el resto del público quizás no le vean la gracia, sobre todo si no saben quienes eran Cole Porter o Scott Fitzgerald, ellos se lo pierden. No estamos ante el mejor Allen, pero se le acerca bastante.

7

4 comentarios:

Miguel A.M dijo...

De lo mejor de Woody Allen desde Match Point. Aun así creo que está lejos de sus mejores obras.

El momento de la película para mí es el puntazo de Brody sin duda.

Un saludo!

José Luis Martínez Clares dijo...

Buena película con un guión muy literario. Por cierto... ahí no coincidimos... creo que la Bruni está a la altura de su papel. Saludos.

David C. dijo...

Me gusta la película, soy un fan de Allen desde que yo era adolescente.

Sprezzatura dijo...

Un viaje con cierto encanto, me gustó, muy buena crítica, concuerdo al decir que es una de las mejores peliculas que ha hecho Woody Allen, las actuaciones son geniales y el guión me encantó.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails