Harry Potter y las reliquias de la muerte, Parte 1

Menudo tostón. No puedo decir otra cosa sobre este engendro que ha acabado siendo la saga del mago Harry Potter. Esta séptima película es un horror, la peor de toda la saga con diferencia, sí, peor que la quinta y la sexta juntas, una pena.


Cuando la cosa parece que se iba a poner interesante, con el malvado Voldemort de vuelta a la vida, los espabilados de la productora deciden adaptar el último libro en dos películas, así se embolsan unos cuantos cientos de millones más. Están en su derecho de hacer lo que quieran, esto del cine es un negocio y no está la economía como para dejar pasar la oportunidad. Pero hay que saber hacerlo y siempre ofreciendo al público un producto digno. No es el caso. En la película se nota que estaba pensada originalmente como una sola. Se han incluido muchas escenas que no aportan nada y durante un buen rato del metraje el espectador se siente estafado. No hay tensión ni emoción casi por ningún lado. Yo nunca me había aburrido con las películas de esta saga, incluso algunas me gustaron bastante, pero con ésta casi me duermo.La película empieza bien, con buenas escenas dignas de los mejores momentos de la saga (el vuelo nocturno, la boda, el ministerio de magia) pero incomprensiblemente la trama llega a un parón imperdonable que hace que todo el conjunto se vaya a pique. ¿Es que no había material para dos películas? Yo creo que no. El intento de alargar la historia se nota demasiado, los 146 minutos del film se hacen eternos ya que durante la segunda mitad del film no pasa casi nada. Los parones narrativos y el avance a trompicones de la historia hacen que el espectador desee que el final llegue cuanto antes. Un final de todo menos interesante. David Yates demuestra una vez más que no es un director con el talento necesario, sus tres películas de la saga son las tres peores con diferencia. Confiemos en que la última sea algo mejor, aunque la están preparando en 3D con lo que no sé qué pensar.

Los actores están como siempre, Daniel Radcliffe sigue sin saber actuar, la cara de pánfilo de este chico ya es un lastre para la saga, mientas Emma Watson y Rupert Grint siguen estando bastante más creíbles. Lo mejor del reparto es, como siempre, la acertada inclusión de excelentes actores británicos en papeles secundarios, a destacar la incorporación de Bill Nighy, John Hurt y Rhys Ifans.

La sensación que queda al final es que los de la franquicia nos han tomado el pelo (una vez más) y nos han entregado otro film de transición en busca del ansiado final que, esperemos, llegará al fin en la siguiente y última entrega.
4

4 comentarios:

Cinemagnific dijo...

A mi la segunda me parece horrible, pero por lo menos con la tercera (muy buena) la cosa remontaba. Pero esta saga ya está resultando horrenda y pesadísima. 10 años de lo mismo rayan, y encima si haces pelis largas y cansinas como esta o la sexta parte (también infumable).

Anónimo dijo...

truñaco, esta saga ya cansa. Que se muera de una vez el personaje y nos dejen en paz.

videodromo dijo...

Es mala como la carne de vampiro, ¡Díos mío! ¡Cómo me aburrí!

Anónimo dijo...

HORROROSA? Es la mejor película[libro] del mundo. Acaso ustedes (Que critican la saga) TIENEN SU PROPIA PELÍCULA? NO! Así que dejen de criticar lo que otros hacen Y MIREN LO QUE HACEN USTEDES, FRIKIS SIN VIDA! Y no cansa! Es una historia con un final inesperado! Si, Harry vive, que sorpresa? (sarcasmo) Pero, mueren otros personajes que de verdad no pensábamos que iban a morir.
La verdad, es que David Yates no es el mejor director, pero no es malo! Lo que ah logrado hacer es increíble! Y NADIE de ustedes podría.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails